El rayo soy, donde me llaman voy

Juegos en la calle, rodillas peladas, escalar arboles y correr, correr, correr… me pasaba buena parte de mi tiempo corriendo y para no dejar de moverme me ofrecía voluntario para ir a comprar o a buscar cualquier cosa, solo por las ganas de escaparme y salir. Así mi padre me cronometraba cuando iba a buscar el pan Leer másEl rayo soy, donde me llaman voy[…]